Sorpréndete con las ventajas de la leche vegetal en polvo.

La leche vegetal en polvo es una estupenda alternativa para las personas que sufren problemas de intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína láctea ya que no tienen ninguno de estos ingredientes. También son una opción perfecta para todos aquellos que quieran cuidarse o llevar una alimentación de estilo vegano.

En muchos casos, como el de la leche en polvo de almendras o la leche en polvo de nueces, tampoco tienen gluten, aunque es importante señalar que algunos productos vegetales, como la leche de avena, si tienen gluten en baja cantidad, lo que hace que muchos celíacos no puedan añadirla a su dieta.

Aunque llamamos “leche” a este tipo de productos, lo cierto es que sería mucho más indicado llamarlos bebidas vegetales de almendras o, por ejemplo, bebidas infusionadas de nueces, ya que se realizan por este método. Pero dada su similitud con la leche y a que este producto es muy habitual en la dieta, se ha popularizado esta forma de denominarlas.

Comprar estas bebidas en polvo tiene ciertas ventajas respecto a los formatos líquidos, entre las que queremos destacar algunas de ellas:

– Su mayor durabilidad. La leche en polvo, una vez abierto el paquete, mantiene sus cualidades durante mucho tiempo siempre que se mantenga bien cerrado. Sin embargo, las leches vegetales deben de consumirse en dos o tres días una vez abierto el cartón.

– La facilidad de su transporte. Muchas personas que no toleran la leche de origen animal tampoco pueden consumir leche de soja lo que dificulta que puedan tomarse, por ejemplo, un café con leche en una cafetería.

La leche en polvo puede llevarse fácilmente en un botecito en el bolso y añadirse al café para darle el toque de leche que se desea, pudiendo disfrutar de este pequeño placer fuera de casa con total seguridad.

– Su utilización para determinadas recetas. Hay algunas recetas en las que la leche en polvo es fundamental. La mayoría de ellas admiten la sustitución de la leche de vaca por leche vegetal, en cualquiera de sus variedades lo que supone una gran ventaja para aquellos que no puedan o no quieran utilizar leche de origen animal.

Las cremas de cacao caseras, los chocolates blancos o los panes de leche son algunos ejemplos de recetas que se pueden encontrar en muchos blogs y que tienen como uno de sus ingredientes básicos la leche en polvo.

– La gran variedad de sabores que se pueden encontrar. Leche de almendras, de nueces, de avena e incluso algunas tan originales como la leche en polvo de castañas. Toda una carta de sabores para deleitar el paladar y beneficiar al organismo con sus diferentes propiedades beneficiosas.

heart-care-1040227_960_720

Regresa a la infancia con las mejores cremas de cacao.

¡Qué deliciosas eran aquellas meriendas que disfrutábamos de niños ante nuestra serie favorita de dibujos animados! Cuando tocaba crema de cacao era motivo de doble alegría ya que era el bocadillo favorito de muchos.

Pero con el paso de los años, aquellos que nos preocupamos por la salud hemos renunciado al placer de untar una tostada con crema de cacao debido a que no queremos abusar de los azúcares refinados o de los aceites hidrogenados que contienen y que sabemos que suponen un auténtico mazazo para el organismo.

En algunos casos, se las damos a nuestros hijos con ciertas reticencias. Sabemos que les encantan y no queremos privarlos de un placer que todos los demás niños disfrutan, pero con el resquemor de saber que estamos dándoles un producto que no es sano.

¿Qué te parecería poder darles a tus hijos una buena rebanada de pan con una crema de cacao bio en la que pudieras confiar realmente? ¿No te animarías tú mismo a disfrutar de nuevo del placer de saborear aquella merienda favorita de la infancia, pero sabiendo que estás tomando un auténtico producto bio sin azúcar refinado y sin leche?

Descubre las cremas de cacao de Naturgreen

Las cremas de cacao de Naturgreen te permitirán disfrutar de vez en cuando de este pequeño placer y permitírselo también a tus hijos sabiendo que les ofreces un producto saludable y de alta calidad.

La crema bio de cacao con avellanas Naturgreen contiene un 39% de avellanas, no tiene azúcar, sino fructosa y los aceites que contiene no están hidrogenados y proceden de la agricultura ecológica.

La crema bio de cacao con almendras Naturgreen está realizada con un 22% de almendras y lleva azúcar de caña bio, con todos los nutrientes de la caña de azúcar y sin los componentes químicos que se le añaden al azúcar refinado para conseguir, por ejemplo, su color blanco.

Todos sabemos que tomar crema de cacao a diario no es una opción saludable, pero permitirse pequeños placeres de manera ocasional es una manera más de disfrutar de la vida y de disfrutar de inofensivos caprichos que deleitan el paladar, sin renunciar a cuidar el organismo.

Para que todo el mundo pueda saborear estas cremas de cacao, están realizadas sin gluten ni lactosa, de modo que pueden ser consumidas por celíacos e intolerantes sin problema para su salud.

Vuelve a disfrutar de los sabores de tu infancia, pero ahora desde una perspectiva más adulta y responsable.

toast-1077984_960_720

Evita los tóxicos con dentífricos naturales

En nuestro día a día usamos muchos productos de forma rutinaria casi sin preguntarnos sobre su composición o sobre los posibles efectos que esto puede tener sobre nuestra salud. Uno de los productos a los que estamos más habituados es a los dentífricos. El uso de la pasta de dientes es muy útil para una correcta higiene dental, ya que previene las caries y combate la placa bacteriana. Pero por desgracia los dentífricos convencionales en su composición incluyen sustancias que pueden ser peligrosas para nuestra salud y es por esto que el consumo de dentífricos naturales está aumentando entre los consumidores.

Mejora tu higiene bucodental con dentífricos naturales

La pasta de dientes convencionales suele contener elementos dañinos como por ejemplo el triclosán. El triclosán se usa principalmente como conservante ya que es antibacteriano y fungicida. El uso de esta sustancia ha sido muy discutida. La Comisión Europea ha prohibido el uso de del triclosán en la mayoría de productos cosméticos limitándolo sólo a unas pocas ramas de productos. Además la concentración máxima de esta sustancia no debe sobrepasar el 0,3% en productos como la pasta de dientes y el 0,2% en enjuagues bucales. Así que un uso excesivo de este tipo de productos puede tener deteriorar nuestra salud.

Los dentífricos comunes también incluyen otras sustancias como el sodium lauryl sulfate, un detergente sintético que se usa para crear espuma e intensificar la apariencia de limpieza. Este detergente tensioactivo puede causar irritaciones además se acumula en diferentes orgános de nuestro organismo y puede causar efectos perjudiciales.

Entre los ingredientes perjudiciales de estos dentífricos se incluyen también aromatizantes, algunos de los cuales son causantes de alergias, PEG (polímeros derivados del petróleo), colorantes y parabenes.

Por suerte existe la alternativa, cada vez más popular de los dentífricos naturales, que apoyados en estudios clínicos que demuestran su eficacia usan elementos totalmente naturales para proporcionarnos una higiene bucodental completa sin dañar nuestra salud ni introducir elementos tóxicos en nuestro organismo.

Además existe una amplia gama de dentríficos naturales que se amoldan a nuestras necesidades, por ejemplo para combatir la caries y el sarro, dentífricos naturales específicos para niños… Estas pastas de dientes naturales incluye extractos de plantas como la manzanilla, la mirra y la ratania que ayudan a fortalecer las encías, además de mantener el equilibrio natural de nuestra flora bucal, o extracto de caléndula que ayuda mantener sana la cavidad bucal además de proporcionar alivio para aquellas personas que padecen de irritación de encías.

Aceite del árbol del té, un tesoro de las antípodas

Aceite del árbol del té, un tesoro de las antípodas

El aceite del árbol del té (Melaleuca alternifolia), también llamado aceite de cajeput, ha alcanzado gran popularidad gracias a sus propiedades antisépticas y curativas. Este aceite proviene de las hojas de un árbol australiano llamado Melaleuca alternifolia, y los primeros colonos australianos hacían té con ellas, lo que explica su nombre popular. Pero mucho antes de la llegada de los europeos, los aborígenes de la zona ya conocían muy bien las propiedades medicinales del aceite de ese árbol.

El aceite del árbol Melaleuca alternifolia se extrae de sus hojas a partir de la técnica de destilación a vapor en la que se extraen los aceites esenciales. El aceite extraído contiene aproximadamente unas 100 sustancias químicas, y dos de sus componentes activos clave son el terpinen 4-ol y el cineole.

El aceite del árbol del té se utiliza a nivel tópico para casi todas las enfermedades de la piel, como, por ejemplo, el acné, las infecciones de la piel, el pie de atleta, forúnculos, magulladuras, quemaduras, irritaciones, cortes, caspa, picaduras de insectos, erupciones, piojos y verrugas.

Dosis

Lo primero es asegurarse de que el producto que adquirimos sea 100% aceite de Melaleuca alternifolia. Lo mejor es que sea ecológico. Por lo general, se utiliza de estas tres maneras: uso tópico, en enjuagues o en inhalaciones.

Aceite del árbol del té, un tesoro de las antípodas

  • En uso tópico

Se usa sobre la piel y puede aplicarse como aceite, gel o pomada. También se utiliza disuelto en el agua para el baño.

  • En enjuagues

Cuando se usa como enjuague, previamente se diluyen unas cuantas gotas en agua, se hacen gárgaras, y luego se escupe.

  • Como inhalador

Para inhalar el aceite se añaden unas cuantas gotas al humidificador o vaporera. También se puede echar unas gotas de aceite en un pañuelo e inhalarlo.

Cuáles son sus efectos secundarios

El aceite del árbol del té es muy seguro en su tópico, por lo general no irrita y no es tóxico, tiene un pH neutro. No es habitual pero puede haber personas alérgicas al aceite del árbol del té.
El aceite del árbol del té puro sin diluir no debe aplicarse en la piel de los niños y tampoco en las embarazadas o lactantes. Este grupo de personas deben utilizar una crema o gel preparado comercialmente.

¿Para que se recomienda?

  • Acné

El aceite del árbol del té se ha hecho muy popular para el tratamiento del acné su forma más habitual para este tratamiento es en gel exfoliante facial de Árbol del Té o en crema. Según un estudio un 5% de extracto de gel de árbol del té es comparable en eficacia al peróxido de benzoilo para tratar un acné de leve a moderado. Otra técnica consiste en aplicar el aceite con pequeños golpecitos y la ayuda de un algodón sobre los granos antes de meterse en la cama.

  • Herpes Simple

Ante los primeros signos de pequeñas vesículas o herpes, es muy eficaz aplicar en las lesiones aceite del árbol del té con una gasa o algodón se mantendrán bajo control y la infección no se extenderá.

  • Infecciones cutáneas y erupciones.

Este aceite es excelente para el tratamiento tópico de las infecciones cutáneas se ha demostrado que es eficaz para acabar con muchos tipos de hongos y bacterias, entre ellos el estafilococo aureo, Candida albicans y muchos otros en el caso de infecciones cutáneas como el acné, el impétigo y los forúnculos, se utiliza en forma de gel o pomada. Es también útil para aliviar las inflamaciones producidas por picaduras de insectos. Sus propiedades antiinflamatorias y balsámicas hacen de él un buen tratamiento para las quemaduras y la seducción es tipo eczema.

  • Infecciones en la boca y las encías

El aceite del árbol del té se utiliza asimismo para tratar las infecciones de la boca y las encías incluidas la gingivitis y las infecciones dentales. Para hacer gárgaras se añade 3 gotas de aceite en unos 30 ml de agua caliente.

  • Verrugas

En el caso de las verrugas, puede aplicarse directamente sobre ellas el aceite del árbol del té, ya que tiene propiedades antivirales. Está especialmente indicado para las verrugas plantares.

  • Pie de atleta y otros hongos

Las infecciones producidas por hongos en pies (pie de atleta), dedos y uñas (onicomicosis) son, además de muy comunes, muy persistentes y rebeldes frente al tratamiento. El aceite del árbol del té ha llegado a ser un tratamiento muy popular para esos problemas. Cortarse bien las uñas, lavarse los pies con jabón común o con jabón del árbol del té y después una vez bien secos se aplica el aceite del árbol del té. Para acabar con la infección este proceso debe repetirse a diario durante varias semanas, y a veces meses. También se pueden añadir 10 gotas de aceite del árbol del té a un cuarto de litro de agua caliente, sumergir los pies en el agua durante unos 10 minutos y después secarlos muy bien con una toalla o incluso con el secador del pelo. También es útil para combatir el mal olor de los pies bromhidrosis.

  • Piojos

Un tratamiento natural y no tóxico para combatir los piojos. Mezclar 1,5 cucharadita de aceite del árbol del té y una, 5 cucharadita de aceite de lavanda con 120 ml de aceite de oliva o bien con 120 ml de champú de aceite del árbol del Té. Masajear bien el cuero cabelludo y el cabello con este preparado durante unos minutos no aclarar. Cubrir la cabeza con un gorro de ducha y dejarlo reposar, aclarar bien el cabello y secarlo durante 5 o 10 minutos, peinar el cabello con un peine de púas finas. El aceite del árbol del té añadido al champú habitual es un buen tratamiento contra la caspa.

Consigue un cabello sano con cosméticos naturales

Nuestro cabello es una de las partes del cuerpo más importantes para sentirnos bien con nosotros mismos y inspirar confianza a los demás. Pero al mismo tiempo nuestro pelo sufre constantemente por los intentos de mantenerlo como nos gustaría: tintes, planchado, rizado… Realizar este tipo de acciones en nuestro cabello, acaba perjudicándolo a la larga. Igualmente la exposición prolongada a la humedad o a los rayos UVA puede dañar también nuestro cabello, Para poder protegerlo correctamente y mantener un cabello sano te recomendamos que uses cosméticos naturales.

Cuida tu cabello con cosméticos naturales

Gran parte de champús y acondicionares convencionales, la mayoría de sustancias que lo componen no sirven realmente para limpiar o acondicionador, si no que son, colorantes, fragancias y sustancias para generar más espuma. Esto lo hacen para intentar vender mejor el producto, pero no tienen ninguna utilidad práctica. En cuanto al componente limpiador, el de la mayoría de los champús convencionales es el Sodium Lauryl Sulfate, está sustancia es irritante y a muchas personas les causa alergias. La mejor alternativa a estos productos son los cosméticos naturales o ecológicos, ya que no contienen sustancias tóxicas como colorantes o conservantes sintéticos.

En nuestra herbodietética online puedes comprar cosméticos naturales y elegir entre una gran gama de champús ecológicos. Estos champús habitualmente se componen de extractos naturales de hierbas o cereales con funciones específicas para fortalecer nuestro cabello, limpiarlo y mantenerlo siempre bonito sin sustancias que pueda dañarlo o estropearlo. Productos naturales como la lima, el gingko biloba, el ginsen o el árbol de té, son seleccionados cuidadosamente para conseguir los efectos deseados. Algunas de estas recetas tienen siglos de antigüedad y una gran eficacia probada. Aún así, nuestros proveedores tienen a su disposición una gran cantidad de expertos que van perfeccionando los productos para, sin renunciar a un producto natural, conseguir los mejores efectos sobre nuestro cabello, sin dañar el cuero ni la piel.

Si nos preocupa la fuerza de nuestro cabello, también disponemos de Loción Capilar Eleutero Shock Plantapol, una loción, presentada en cápsulas que con una compleja combinación de nutrientes naturales previenen la caída del cabello. Con el uso de estas cápsulas aprotaremos a sustancias nutritivas a la raíz del cabello, lo que mejora el proceso de vascularización y equilibra el balance hidrolípico del cuero cabelludo.

Si queremos disfrutar de un cabello cuidado y bonito, sin renunciar a la salud de este la mejor opción es usar cosméticos naturales, para fortalecer nuestro cabello y cuidarlo de forma natural y no destructiva.

Proteger la piel durante el invierno

Con la caída de las temperaturas una de las afecciones que más rápidamente se nota es el desgaste de la piel, pues está directamente expuesta al exterior. Durante el verano, las diversas campañas de protección y el conocimiento que tenemos de las desventajas que puede tener una prolongada exposición al sol, hacen que seamos más conscientes de los posibles peligros y que tengamos más en cuenta como este nos puede afectar. Durante el invierno la piel también se resiente por la climatología adversa, el viento, el frío y la humedad, pueden ser muy agresivas con nuestra piel, igual que lo es el sol durante el verano. Así pues, es importante que durante el invierno intentemos también proteger la piel de los elementos adversos.
Proteger la piel del frío

Habitualmente con el frió tendemos a abrigarnos para no pasar frío pero ignoramos que puede suponer para nuestra piel este tipo de climatología. Por ejemplo, la sequedad, el agrietamiento, la descamación o incluso los eccemas son síntomas de una falta de protección frente al frió y la humedad.

Es importante tener cuidado con la calefacción, especialmente con las que funcionan con aire, por ejemplo la del coche, o las que mucha gente tiene instalada en casa. La calefacción puede irnos muy bien, para calentar nuestra casa, pero una exposición prolongada a esta puede ser perjudicial para nuestra piel, es recomendable usar algún tipo de humidificador, para que las ráfagas de aire seco no deterioren nuestra piel.

La limpieza diaria es imprescindible. Limpiar el rostro diariamente ayuda a multiplicar la eficacia de los posibles cosméticos naturales que podamos usar en nuestra piel, y contribuirá a que nuestra piel esté más sana y cuidada. El principal objetivo de la limpieza es eliminar la suciedad provocada ya sea por factores externos como el polvo, la contaminación o los microorganismos y otros factores como los restos de cosméticos, o las secreciones de nuestra propia piel. Esto evitará que estás partículas se enquisten en nuestro rostro pudiendo provocar pequeños daños.
Hidrata tu piel. Si bien normalmente durante el invierno gran parte del cuerpo está totalmente recubierto se puede resentir igualmente por las bajas temperaturas usar aceite de almendras, o alguna loción corporal para proteger la piel, nos ayudará a mantener nuestra piel hidratada, para que así los posibles efectos del frió se reduzcan o incluso que no lleguen a aparecer.

Las manos suelen estar al descubierto durante el invierno, pues las usamos para la gran mayoría de las actividades comprar cosméticos naturales, que nos ayuden a hidratar nuestras manos durante esta época del año se hará imprescindible si queremos evitar daños en nuestra piel.

Cosméticos naturales, lo mejor para tu piel

En los cambios de estación, muchos sufrimos la caída del cabello o distintos problemas cutáneos o enfermedades de la piel, como eczemas o sequedad. En ocasiones estas afecciones se ven reforzadas por la cantidad de productos químicos que utilizamos en nuestros rituales habituales de higiene y belleza, por lo que podemos intentar mejorar el estado de nuestra piel y nuestro cabello por distintas vías.

cosméticos naturales

Por una parte, podemos consumir complementos nutricionales que nos ayudarán a mejorar el cuidado de la piel y el cabello desde dentro. Uno de los complementos alimenticios que nos ayudará a mejorar el estado de nuestra piel es el aceite de onagra, muy recomendable para combatir eczemaspsoriasis o como remedio natural para el acné. También podemos tomar comprimidos de colágeno queratina, con gran cantidad de componentes beneficiosos para la salud de la piel que ayudarán a que se mantenga tersa, hidratada y luminosa. Asimismo, podemos recurrir a los betacarotenos o las enzimas digestivas vegetales.

Por otra parte, si no queremos tomar comprimidos, podemos comenzar por cambiar los productos que utilizamos en nuestra higiene habitual. Por una parte, podemos mimar nuestra piel y nuestro cuero cabelludo con cosméticos naturales en lugar de los habituales, que contienen gran cantidad de químicos que pueden resultar muy agresivos. Para los más pequeños, así como para los que tienen una piel muy seca o sensible, podemos utilizar el champú natural ecológico de caléndula, que calma la piel y no irrita los ojos, y contiene todas las propiedades beneficiosas de la caléndula.

Si en esta época del año acostumbramos a notar nuestro cabello débil, debemos recurrir a alguno de los remedios naturales para la caída del cabello. Una de las formas más sencillas de hacerlo es adquirir un champú natural anticaída o un champú que refuerce nuestro cabello aprovechando todo el poder de las plantas medicinales.

Por otra parte, en el caso de que notemos que nuestra piel se resiente, podemos recurrir a un completo tratamiento de belleza natural. Para comenzar, es recomendable que incorporemos a nuestro ritual la arcilla verde, para reminalizar y purificar la piel profundamente, además de protegerla. Tras este paso, podemos optar por distintos productos naturales que nos ayudarán a hidratar nuestra piel, dependiendo de sus necesidades. Podemos probar algunas cremas populares en la cosmética natural como la de aloe vera o la de jalea real.

Pasándonos a los cosméticos naturales notaremos cómo nuestra piel y nuestro cabello se ven reforzados y se muestran mucho más saludables, fuertes y gozan de un mejor aspecto.